Saltar al contenido

Las señoritas de Avignon por Pablo Picasso

    Etiquetas:
    Las señoritas de Avignon pablo picaso

    La pintura de Pablo Picasso, «Las Señoritas de Aviñón», ha sido reconocida como una obra clave dentro del movimiento modernista ya que desafió las convenciones y formas tradicionales de representación artística. Es importante aclarar que esta obra no debe ser confundida con la isla legendaria de Avalon. También es conocida como «Les Demoiselles d’Avignon» y será analizada en detalle a continuación.

    Resumen del artista: ¿Quién fue Pablo Picasso?

    Pablo Ruiz Picasso nació el 25 de octubre de 1881 en una ciudad andaluza de España. Su padre, un maestro de arte, fue su mentor y le enseñó los fundamentos del arte. A la edad adolescente, Picasso comenzó su educación formal en el arte y a los 16 años asistió a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Además, viajó a ciudades como París para expandir sus horizontes artísticos.

    Pablo PicassoRetrato de Pablo Picasso, 1962; Argentina. Revista Vea y Lea, Dominio público, vía Wikimedia Commons

    Picasso hizo amistad con muchos artistas notables, como Georges Braque y Julio González. Su obra se caracteriza por varias etapas, incluyendo el Período Azul (c.1901 a 1904), el Período Rosa (c. 1905 a 1907), el Período de influencia africana (c. 1907 a 1909), y finalmente el Período Cubismo, que se dividió en Analítico (c. 1909 a 1912) y Sintético (c. 1912 a 1919).

    Desafortunadamente, Picasso falleció en abril de 1973 debido a un edema pulmonar.

    Las Señoritas de Aviñón: un análisis detallado de la obra maestra de Picasso

    «Las Señoritas de Avignon» es comúnmente visto como el inicio del cubismo, reconocido como una obra protocubista; «proto» es un prefijo que denota la primera formación o las formas tempranas de algo. Aunque no se trata de una simple pieza «proto» del cubismo, sino más bien una representación innovadora del arte que simbolizó la época moderna.

    Las señoritas de Avignon se ha reconocido como el principio del cubismo, siendo identificada como una obra protocubista; «proto» lleva la connotación de ser lo primero en formarse o las formas tempranas de algo. Sin embargo, no es simplemente una obra «proto» cubista, sino una representación innovadora que marcó el inicio de la era moderna en el arte.

    A continuación, veremos en detalle la pintura «Las señoritas de Avignon» de Picasso, iniciando con un breve contexto que explica por qué el artista decidió pintarla y explorando algunos de los elementos que influyen en su significado.

    Las señoritas de Avignon pablo picaso
    Las señoritas de Avignon (1907) de Pablo Picasso

     

    Después, abordaremos el análisis formal que profundiza en el tema y la perspectiva estilística de Picasso en cuanto a las técnicas de pintura. Estas son las características que hacen que esta obra sea tan poco convencional y desafiante para su época.

    Artista Pablo Ruiz Picasso
    Fecha pintada 1907
    Medio Óleo sobre lienzo
    Género Pintura de género
    Período / Movimiento Protocubismo
    Dimensiones 243,9 x 233,7 centímetros
    Series / Versiones No aplicable
    ¿Dónde se aloja? El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA)
    Precio

    Comprado por $24,000 por el Museo de Arte Moderno de Nueva York

    Análisis contextual: una breve visión sociohistórica

    En su obra Las señoritas de la calle de Avinyó, Picasso rompió con las convenciones tradicionales de la pintura. Esta se caracterizaba por representaciones realistas de figuras y entornos naturales, siguiendo una serie de estándares establecidos en el arte desde el Renacimiento y mantenidos a través de los principios académicos de la Academia Francesa en los siglos XVIII y XIX.

    En el pasado, las pinturas debían seguir una serie de estándares que incluían crear una ilusión de tridimensionalidad mediante el uso de técnicas como la perspectiva lineal y el claroscuro, siguiendo los ejemplos de grandes artistas renacentistas como Leonardo da Vinci y Miguel Ángel. Sin embargo, en la actualidad, nos encontramos en el siglo XX donde ya no se exige a los artistas seguir estas reglas clásicas.

    Antes de su aparición, el cubismo se destacó en medio de una época que presenció a numerosos artistas que rechazaron las tradiciones clásicas impuestas por la Academia Francesa y el Salón de París, la principal institución de exhibición del siglo XIX.

    Pablo Picasso y el SalónLos clientes vestidos formalmente en el Salón en 1890. Un Jour de vernissage au palais des Champs-Élysées por Jean-André Rixens featuring Tigresse apportant un paon à ses petits por Auguste Cain; Jean-André Rixens (1846-1925), Dominio público, vía Wikimedia Commons

    ¿Pero cuáles fueron los movimientos artísticos anteriores al cubismo y quiénes fueron sus representantes? Una breve comprensión de estos artistas divergentes nos ayudará a entender mejor la forma en que Pablo Picasso trabajó y fue influenciado. Durante el siglo XIX, surgieron varios estilos de arte significativos después del Impresionismo. Utilizaremos este movimiento como punto de partida, ya que fue uno de los primeros en romper con las convenciones del arte académico tradicional.

    Dentro del postimpresionismo se generaron diferentes estilos, entre ellos el neoimpresionismo, liderado por artistas como Georges Seurat, quien fue el precursor del puntillismo. Otros movimientos destacados incluyen el Fauvismo con figuras como Henri Matisse y André Derain. Los fauves se enfocaron principalmente en la utilización del color y en su expresión a través de temáticas que bordeaban lo abstracto.

    Varios antecesores que influenciaron no solo a Pablo Picasso, sino también a varios artistas de los siglos XIX y XX, incluyeron notables figuras como Vincent van Gogh, Paul Cézanne y Paul Gauguin. Estos postimpresionistas buscaban expresar nuevas formas de representación mediante el uso del color y la técnica del pincel.

    Cézanne se diferenció de los impresionistas al tener un enfoque más analítico y planificado en la creación de sus obras de arte. En lugar de seguir el estilo en plein aire, él combinaba cuidadosamente colores y formas, observando su interacción sin preocuparse por ser fiel a la naturaleza.

    En una ocasión, Matisse afirmó que Cézanne era «el padre de todos nosotros». Su famosa obra, Los grandes bañistas (Les Grandes Baigneuses) (1898-1905), fue un símbolo influyente para artistas como Pablo Picasso y Henri Matisse.

    Inspiración para Pablo PicassoLos grandes bañistas (1906) de Paul Cézanne; Paul Cézanne, Dominio público, vía Wikimedia Commons

    Cuando Los grandes bañistas de Cézanne se exhibió en 1907 como parte de una exposición honorífica para el artista fallecido, su influencia en el estilo de Picasso fue evidente. Sin embargo, no solo Cézanne impactó a Picasso; Matisse también se vio inspirado por la obra y pintó su famoso óleo sobre lienzo conocido como Bonheur de Vivre (Alegría de vivir) (1905 a 1906).

    Se podría decir que había cierta competencia entre Picasso y Matisse, lo cual llevó a que Picasso creara su propia obra en respuesta a la mencionada anteriormente. Esta pintura es famosa obra llamada «Las Señoritas de Aviñon.»

    Influencias artísticas: Picasso y el primitivismo

    Además, la obra en cuestión data del año 1907 y pertenece al llamado período africano de Picasso. En ella, podemos apreciar a las dos mujeres de la parte derecha del cuadro, que parecen estar usando máscaras. Estos detalles serán abordados posteriormente en nuestro análisis formal de Las Señoritas de Avignon. No obstante, a una visión más amplia, es evidente la influencia del primitivismo en las obras de Picasso.

    Durante su carrera artística, Picasso estuvo expuesto al primitivismo, tendencia que se vio reflejada en muchas de sus obras. Esta corriente tuvo origen en el siglo XIX debido al colonialismo en diferentes países africanos, lo cual resultó en la apropiación de artefactos culturales de las comunidades africanas. Estos objetos llegaron a las grandes ciudades europeas, como París, y causaron un gran impacto en la escena artística de la época.

    Picasso se vio claramente influenciado por las máscaras africanas que observó durante su visita al Musée d’Ethnographie du Trocadéro, un museo etnográfico ubicado en el Palais du Trocadéro en París.

    La inspiración del período africano de Picasso Miembros de la Misión Dakar-Djibouti en el Museo de Etnografía de Trocadero, 1931
    Miembros de la Misión Dakar-Djibouti en el Museo de Etnografía de Trocadero, 1931

    En 1907, durante su conversación con Georges André Malraux, Picasso compartió la historia de su visita al museo etnográfico que ha sido ampliamente citada. Recordó: «La experiencia en el Trocadéro fue repugnante. Había un mercadillo y un olor desagradable. Estaba solo y deseaba huir. Sin embargo, decidí quedarme y enfrentar la situación. Eventualmente comprendí su importancia; algo dentro de mí se despertó, ¿verdad?»

    A pesar de esto, se dice que Picasso rechazó la idea de que estos elementos fueran una influencia en sus obras. Este tema ha generado un amplio debate dentro del ámbito artístico y puede ser algo que haya representado «inconscientemente» en su obra Las Señoritas de Avignon.

    Las máscaras africanas, sin duda, ejercieron una gran influencia en Picasso. De hecho, estas pudieron haber sido únicamente el catalizador que dio forma a su representación de Las Señoritas de Avignon. Sin embargo, no se puede considerar que estuviera rindiendo un homenaje directo a dichas máscaras.

    Es importante tener en cuenta que, según las palabras del artista al describir su experiencia en el museo etnográfico, estuvo fascinado y cautivado por las máscaras que allí se exhibían. Para los parisinos que no tenían contacto con otras culturas más allá de lo que mostraban los museos, estas máscaras parecían provenir de otro mundo.

    Aparte de las máscaras africanas, Picasso también se vio influenciado por el arte y esculturas ibéricas. Las obras de Paul Gauguin, que en su mayoría reflejaban el primitivismo, tuvieron un gran impacto en él, especialmente cuando asistió a una de sus exposiciones en 1906. Se cree que una de las piezas exhibidas en esa exposición, la escultura de cerámica Oviri (1894) de Gauguin, tuvo un papel importante en la creación de Las Señoritas de Avignon.

    Inspiración Pablo Picasso escultura de Paul Gauguin Oviri
    Paul Gauguin Oviri (Sauvage) (1894). El tema de Oviri es la muerte, el salvajismo, la naturaleza salvaje. Desde atrás, Oviri se parece al Balzac de Auguste Rodin, una especie de menhir que simboliza el chorro de creatividad

    Picasso era conocido por su gran interés en el arte primitivo y por coleccionar piezas de este tipo. Se sentía atraído por su «magia», al igual que otros artistas de la época que también se dejaron cautivar al ver estas manifestaciones en los museos de París. En resumen, Picasso y sus contemporáneos estaban fascinados por el arte primitivo.

    Tema de la obra de picasso.

    ¿De qué trata exactamente la pintura Las señoritas de la calle de Avinyó de Picasso? Esta obra representa a prostitutas que se dice provenían de un burdel en España, específicamente en la calle Carrer d’Avinyó en Barcelona. Aparentemente, su título original era Le Bordel d’Avignon (El burdel de Aviñón), pero cuando fue exhibida por primera vez en 1916, varios años después de su creación, André Salmon lo cambió.

    De acuerdo a los informes, el nombre propuesto por Salmon no fue del agrado de Picasso, pero se consideró más adecuado para presentarlo en público y menos provocativo. El enfoque en las prostitutas es un aspecto relevante en esta pintura, aunque no es un tema inédito; ha sido explorado en el arte desde hace siglos.

    Un famoso ejemplo es la Venus de Urbino de Tiziano (1534), en la que se muestra una mujer desnuda en una posición graciosa y tímida, convirtiéndose en un objeto sensual para el espectador. La forma en que Tiziano retrató a su Venus fue tradicional y aceptada, representando el cuerpo femenino de manera convencional.

    Venus de Urbino (1538) por Tiziano
    Venus de Urbino (1538) por Tiziano

    En el caso de Las Señoritas de Avignon, Picasso rompió completamente con la tradición en cuanto a la representación de desnudos femeninos. Tanto en términos de estilo como de elementos formales como el color, las líneas y la perspectiva, su enfoque fue inusual. Sin embargo, esta no fue la primera vez que se retrató un desnudo femenino de manera no convencional. Como lo demuestra Olympia (1863) de Édouard Manet, esta también causó controversia por su abordaje poco tradicional de un tema tan tradicional.

    Olimpia (1863) de Édouard Manet
    Olimpia (1863) de Édouard Manet

    La obra maestra de Las Señoritas de Avignon fue revolucionaria al fusionar el tema de la belleza ideal pictórica con el concepto del «otro» percibido, otorgándoles una belleza primitiva que sin duda despertó nuevas percepciones en quienes la contemplaron.

    ¿Marcó la obra los inicios del cubismo?

    Se ha discutido que Las Señoritas de Avignon marcó el comienzo del cubismo, pero se ha cuestionado esta afirmación como una «exageración». Algunos críticos la ven como un precursor del estilo y su importancia radica en su representación estilística. Al analizar la pintura, es útil recordar estos elementos y reconocer que no era completamente cubista, sino más bien protocubista como ya se mencionó.

    Análisis formal: una breve visión general de la composición

    A continuación, nos adentraremos en Las Señoritas de Avignon y en cómo Pablo Picasso construyó la escena a través del tema, la forma, la perspectiva y otros elementos clave.

    Fotografía de la pintura las señoritas de avignion
    Fotografía de la pintura las Señoritas de Avignon en el MoMA

    Tema

    En «Las Señoritas de Avignon», Picasso retrata cinco mujeres desnudas: cuatro de pie y una sentada. Todas ellas miran directamente al espectador, lo que sugiere que también están dirigidas al posible cliente, típicamente masculino, que visitaba el burdel y evaluaba a las mujeres para determinar cuál prefería para relaciones íntimas.

    La mujer que está a la izquierda parece estar de perfil, lo que recuerda a las posturas que se observan en el arte egipcio. Además, sus rasgos faciales se asemejan a los de ese estilo artístico.

    Tiene el pelo largo y oscuro, y su rostro está representado en un tono terroso más oscuro en comparación con el resto de su cuerpo, que es de un tono de piel melocotón rosado. También se nota su mano apoyada sobre su cabeza, como si estuviera contra la pared; su mano tiene el mismo tono marrón que su rostro.

    La mujer junto a ella nos mira directamente, con su cuerpo también frente a nosotros. Su codo derecho (a nuestra izquierda) está levantado mientras su mano derecha descansa detrás de su cabeza. Sostiene una sábana blanca en su mano izquierda (a nuestra derecha), la cual cubre ligeramente su pierna izquierda, que está ligeramente doblada. Su largo cabello castaño cae sobre su hombro izquierdo (a nuestra derecha).

    Desde este ángulo, casi parece como si Picasso la retratara para ser vista desde dos perspectivas, una de frente hacia adelante y otra desde arriba porque su postura corporal también se asemeja a alguien acostado.

    Del mismo modo, la mujer a su lado, la tercera desde la izquierda, tiene ambas manos detrás de la cabeza, y su cuerpo también está completamente frontal. Aunque aquí la sábana blanca cubre la mayor parte de su área inferior del torso y solo vemos una línea anatómica indicativa en su área inferior izquierda (nuestra derecha) del estómago que conduce a su área genital. Su cabello también es castaño y está recogido en un moño visible en la parte superior de su cabeza.

    Cuando nos desplazamos hacia la derecha en la composición, encontramos dos mujeres: una sentada en primer plano y otra en el fondo, directamente detrás de ella. Ambas mujeres tienen rasgos faciales que evocan las características de las máscaras africanas.

    Exposición de las Señoritas de Avignon en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.
    Exposición de las Señoritas de Avignon en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

     

    Notamos que estos rasgos no comparten el mismo color que sus tonos de piel, que también son de un tono rosa-melocotón como el de las otras mujeres. Además, hay detalles estilísticos más exagerados que enfatizan sus rasgos faciales, como narices de gran tamaño y caras alargadas de forma ovalada. La mujer en la parte posterior tiene ojos negros en forma de almendra, mientras que la mujer en el frente tiene dos ojos más pequeños en forma de almendra, uno blanco y el otro azul claro, junto con pequeñas especificaciones ovaladas para la boca. La mujer de enfrente está sentada de manera abierta, con ambas piernas separadas mientras se inclina hacia adelante con los codos apoyados sobre sus rodillas.

    Este es otro aspecto de la pintura de Picasso que la hace tan revolucionaria para su época. No solo retrató a cinco mujeres que miran con confianza hacia nosotros con sus ojos, sino también con sus cuerpos y genitales.

    En la parte media inferior de la composición, observamos varias frutas dispuestas en lo que parece ser una mesa. Los bordes blancos drapeados convergen y apuntan directamente hacia la mujer en el centro, casi guiando nuestra mirada hacia la escena y, en última instancia, hacia el burdel.

    El fondo que rodea a las cinco mujeres parece ser una combinación de cortinas blancas o telas. Sin embargo, Picasso pintó esto sin una sensación visible de profundidad, lo que hace que la mujer y su entorno parezcan fusionarse como uno solo.

    Color

    En «Las Señoritas de Avignon», Picasso empleó un esquema de color neutro, donde predominan los tonos de piel melocotón rosado de las mujeres, junto con el blanco y el azul de lo que parece ser la cortina o las sábanas a su alrededor.

    Hay varios toques de marrón en la pintura. A la izquierda, podemos ver una estructura marrón que posiblemente podría denotar una puerta u otro objeto en la habitación. También hay áreas de color marrón dispersas aquí y allá, como en la mesa en primer plano inferior, y varios sombreados marrones y negros alrededor de las mujeres.

    Picasso también utiliza contornos gruesos para sugerir líneas de contorno en los cuerpos de las mujeres.

    Perspectiva y forma

    Es casi como si la perspectiva y la forma estuvieran entrelazadas aquí en «Las Señoritas de Avignon» de Picasso. Su forma informa la perspectiva, pero también contribuye a la calidad única de la pintura y lo que lleva a muchos a considerarla como un precursor del cubismo.

    Las formas que Picasso utilizó aquí son principalmente angulares; observamos proyecciones puntiagudas que se derivan de cuadrados y formas ovales. Por ejemplo, los senos de las mujeres aparecen cúbicos y triangulares en forma, especialmente en las mujeres a la izquierda, en la parte posterior derecha y en la mujer del medio, cuyos senos parecen más triangulares.

    También vemos esta puntería proyectada en las extremidades de las mujeres como sus codos y rodillas.

    Si observamos la cortina blanca que forma parte del fondo pero que también parece integrarse en el primer plano, Picasso también la representa de manera cúbica, separándola con líneas y haciéndola parecer casi desconectada, pero al mismo tiempo unida como un solo objeto..

    Esto muestra cómo Picasso también utilizó la perspectiva para unir el primer plano con el fondo, creando lo que algunas fuentes describen casi como un espacio interior «claustrofóbico». La falta de una calidad tridimensional, que es una característica dominante de esta pintura, es parte de lo que la hace tan diferente y contraria a las pinturas tradicionales de desnudos.

    Bocetos preparatorios

    Picasso aparentemente hizo numerosos bocetos preparatorios, y uno de estos ha sido ampliamente estudiado. Representa a dos hombres en la escena: uno con un libro de texto en la mano, a la izquierda de la composición, que se cree que es un estudiante de medicina, y otro hombre sentado en el centro, que se creía que era un marinero.

    Picasso decidió excluir estas figuras en la pintura original. Sin embargo, ha habido un amplio debate sobre el significado que Las Señoritas de Avignon tendría si estos hombres estuvieran en la escena. ¿Habría quitado el énfasis en las mujeres y su aparente independencia y confianza como mujeres desnudas que miran al espectador? ¿También habría eliminado el enfoque de un solo punto que las mujeres tenían en el espectador?

    Hay mucho debate sobre si los hombres representaban las ideas de Picasso o la perspectiva de las mujeres, ya que según los informes, tenía una visión compleja de las mujeres, lo que sin duda influyó en la forma en que las presentaba y en sus cualidades.

    El impacto de Las Señoritas de Avignon

    «Las Señoritas de Avignon» fue recibida con sentimientos encontrados cuando se exhibió. Muchos consideraban que era escandaloso y carecía de moralidad, ya que representaba la sexualidad y la sensualidad de manera evidente. Sin embargo, ha sido aclamada como una de las pinturas más «influyentes» en el arte y continúa inspirando a los artistas con su confrontación no tradicional y cercana. Algunas de las pinturas posteriores de Picasso incluyen su famoso óleo sobre lienzo realizado en 1937 titulado «Guernica», descrito como una obra pionera «antibélica» sobre la Guerra Civil Española y el bombardeo de la ciudad de Guernica.

    Picasso dejó su huella como uno de los principales artistas de la era moderna y continuaría influyendo en movimientos artísticos como el Expresionismo abstracto.

    Preguntas Frecuentes

    ¿Quién pintó «Las Señoritas de Avignon»?

    Pablo Picasso, un artista español, pintó «Las Señoritas de Avignon» en 1907. Picasso fue uno de los fundadores y principales exponentes del movimiento artístico cubista durante el siglo XX.

    ¿Qué representa el cuadro «Las Señoritas de Avignon»?

    «Las Señoritas de Avignon» representa a cinco mujeres desnudas mirando al espectador y se cree que son prostitutas de un burdel. Ha habido muchos debates sobre el significado de esta pintura, pero muchos la describen como una representación provocativa de la sexualidad. Además, algunos estudiosos postulan que refleja los propios temores de Picasso hacia las implicaciones del sexo y la enfermedad, así como sus deseos sexuales, que podrían haberse cumplido al visitar un burdel.

    ¿Cuál fue el estilo utilizado para pintar «Las Señoritas de Avignon»?

    «Las Señoritas de Avignon» ha sido descrita como una pintura protocubista debido a sus detalles estilísticos que recuerdan al estilo artístico del cubismo. También fue pintada durante el período africano de Picasso, y las fuentes sugieren que su interés en el arte primitivo influyó en la pintura, específicamente en las máscaras tribales africanas, el arte ibérico y el arte egipcio.

    Entradas Relacionadas